Microrrelato: Los espejos de Borges, versión 2011

Un “bot” programado para enviar correos electrónicos a cuentas aleatorias envía un mail a una cuenta que no acepta correo entrante. Dicha cuenta le manda una respuesta automática en la que indica que no acepta correo entrante. El “bot” tampoco acepta correo entrante, así que envía otra respuesta automática diciendo que no acepta correo entrante. La respuesta llega a la cuenta que no aceptaba correo entrante, la cual manda una respuesta automática… Y así hasta el final de los tiempos.

    Related Posts

    Microrrelatos: Sonríe
    Microrrelato: El Leprechaun
    Microrrelato: Cinco años
    Un juego que en Inglaterra cuesta 8,4 euros en España cuesta más de 20 (en la misma web)

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *