Cuando un autor auto-publicado supera en ventas a los best-sellers

Kerry Wilkinson se ha convertido en una de las mayores sensaciones del mundo editorial. Durante el último trimestre del 2011 fue el autor con más ventas en Amazon UK, algo muy sobresaliente teniendo en cuenta que no tiene agente ni editorial. Todas las novelas de Wilkinson (empezando por “Locked In”, que estuvo meses liderando el ránking de Kindle UK) son auto-editadas.

Kerry Wilkinson, Locked in in the Kindle Store

En la “Kindle Store” los autores auto-publicados suelen poner precios bajos a sus novelas.

Para algunos el asunto no pasará de una mera anécdota, pero para otros esto puede ser otra de las grandes señales del cambio por el que está atravesando el mundo editorial. Que un autor novel, desconocido, destrone a todos los grandes en la mayor tienda de libros electrónico del Reino Unido no es algo que pase todos los días.

Cómo lo consiguió debe ser, sin duda, una suma de varios factores. El propio Wilkinson reconoce que no trabajó demasiado el lado del márketing. Lo único que hizo fue crear su web personal y mantenerse accesible al público mediante muchas formas de contacto (en las habituales redes sociales). Aparte de eso, un género comercial (novela de detective), con algún aporte diferente (personaje protagonista femenino y joven, alejado del estereotipo de investigador de novela negra), capítulos cortos y fáciles de leer… Y poco más. Las ventas se dispararon cuando el autor anunció la segunda novela, ya que por lo visto los lectores se animaron al ver que la saga tendría continuidad. Actualmente ya hay tres novelas publicadas, y en el momento en que escribo este artículo las tres se mantienen en el top-100 de la tienda Kindle de Amazon.co.uk.

En las entrevistas Wilkinson dice no tener nada contra el negocio editorial, y comenta que está escuchando las ofertas que le llegan de las grandes firmas. De momento, eso sí, no ha firmado con ninguna, y lo que es más importante, no parece necesitarlo. Y es que este autor no fue rechazado por ninguna editorial. Decidió, por motivos propios, ir directamente a la auto-edición, y el resultado fue inmejorable. ¿Un peligroso precedente para el futuro de las editoriales?

    Related Posts

    The Disaster Artist, entendiendo al autor de “The Room”
    Despicable me y los guiones originales
    Mockumentary, un género no tan nuevo
    El realismo mágico en el cine: Chocolat

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *