Microrrelato: El Leprechaun

En una habitación de un hotel de un barrio de Dublín, él está sentado en el borde de la cama. El duende, leprechaun o como se llame, está sentado en el suelo, los ojos rojos, el sombrero caído, tres pintas de Guinness vacías cerca de él (las otras siete se perdieron a lo largo de la noche). No hay arcoiris, pero sí vómito en el suelo. Poco antes de caer rendido a la cama el hombre se da cuenta de que tampoco habrá oro. El leprechaun, que tiene más resistencia a la bebida, le roba lo que le queda de dinero y se va por la puerta. Da igual, si mañana intenta denunciarlo, nadie le va a creer.

    Related Posts

    Microrrelatos: Sonríe
    Microrrelato: Cinco años
    Microrrelato: Los espejos de Borges, versión 2011

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *