The Disaster Artist, entendiendo al autor de “The Room”

Hace poco terminé de leer “The Disaster Artist”, el libro que cuenta cómo se filmó la inexplicable película “The Room”. Me pareció un libro excepcional, interesantísimo, divertido y muy original.

Si te gustan las películas tan malas que son buenas, sabrás que “The Room” es considerada quizás la mejor (por así decirlo) de todas ellas. Lo que tal vez no sabías es que Greg Sestereo, el actor que hacía de Mark, escribió un libro sobre su experiencia en relación con la película. “The Disaster Artist” nos cuenta cómo Greg conoció a Tommy Wiseau, cómo se hicieron amigos, y por qué desarrolló una cierta lealtad hacia una persona tan extravagante y difícil de entender.

the room roof johnny and mark

Greg Stereo haciendo de Mark durante la famosa escena del diálogo en la terraza. Detrás, Tommy Wiseau haciendo de Johnny.

A través del libro aprendemos que Tommy Wiseau se rodea de un total misterio, hasta el punto de que nadie sabe exactamente de dónde viene o cómo amasó su fortuna (el libro nos da muchas pistas, pero deja claro que el propio Greg Sestereo nunca pudo confirmar nada, a pesar de haber convivido con Wiseau durante meses). Nos muestra a Wiseau como un personaje difícil, algo paranoico y con ideas muy delirantes sobre cómo triunfar en Hollywood.

Aprendemos que una de las mejores/peores escenas de la película costó más de tres horas de rodaje, a pesar de que solo dura 7 segundos, porque Tommy era incapaz de decir una frase y mirar al otro actor en el momento adecuado. Nos cuenta que Tommy decidió comprar todo el equipo (en lugar de alquilarlo) y grabar al mismo tiempo con dos cámaras: una en celuloide y otra en digital. Gracias a esto, a un proceso de casting exageradamente largo, y a la manía de Tommy de que todo el equipo estuviera presente cada día (incluso los actores que no aparecían en las escenas rodadas ese día), el presupuesto de la película se disparó hasta los seis millones de dólares.

Pero The Disaster Artist también nos enseña el lado más humano de Tommy Wiseau. Vemos que tiene un sueño desde la infancia, que seguirá persiguiendo incluso luego de haberse hecho millonario por otros medios. Nos muestra a un fan de James Dean y Marlon Brando, que escribe una historia en la que tiene todo lo que no puede ni sabe conseguir en la vida real: muchos amigos, una novia guapa, y el respeto y la admiración de los demás (de modo que su infelicidad solo está causada por la traición, no por nada que él haya hecho).  Vemos a una persona con una imagen muy distorsionada tanto del cine como de sí mismo.

Por todo esto, The Disaster Artist es un libro que recomiendo sin reservas. Desde las anécdotas más divertidas hasta las más inquietantes hacen de su lectura una experiencia inmensamente entretenida. El estudio de Seth Rogen compró los derechos para transformar el libro en una película (al mejor estilo Ed Wood), la cual se está produciendo este año, con los hermanos Franco en los papeles protagonistas. Esperemos que sea tan divertida como el libro.

    Related Posts

    Zootopia/Zootropolis y el argumento dramático en la comedia
    Crítica de Kung Fury
    La previa del teaser del trailer
    Los robots en las películas y el instinto de supervivencia

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *